15 enero 2009

Por Madrid




Como sabeis, de vez en cuando me dejo caer por la capital. Poco antes de la pasada Navidad estuve allí. Como la estancia iba a ser corta, pues se trataba de sólo un fin de semana, decidí dejar en casa la réflex y me fui únicamente acompañado (fotográficamente hablando) de la cámara de plástico Holga, apañada con cinta aislante por aquello de su delicada estanqueidad a la luz; y con carretes de Kodak Professional Portra VC de 400 ISO de 120 mm. en el bolsillo, tanto de color como de blanco y negro.

La Holga es una cámara de baja calidad, con objetivo de plástico, de enfoque difícil, que vela los negativos y que proporciona contraste y viñeteo acusados. En fin: una a veces bella imperfección.






7 comentarios:

Discípulo dijo...

Esa cámara de la que hablas, ¿es tu Lomo o es otra? Buenas fotos, como siempre ;)

Nelibri dijo...

Gracias. Acabo de ponerle un enlace al nombre de la cámara.

piradaperdida dijo...

uy, me apunto la canción :) gracias Nelibri!!

María M. dijo...

Tus fotos me siguen pareciendo magníficas y además con una personalidad propia, y eso es muy dificil. También me gustan tus textos. Salud!

ibeh dijo...

Esa foto de la Plaza Mayor, me trae buenos recuerdos. Muy bonicas las fotos.

Lugareño dijo...

A mí me gusta la imperfección. Estas fotos tienen un cariz distinto, pero también interesante. Te envidio por trabajar viajando y observando el mundo, y además llevándotelo en pequeños trozos, en negativos fotográficos.

La canción es magnífica, como Luz Casal. Creo que no la había oído antes. Gracias.

Y un saludo!
Desde mi "lugar" de la Huerta.

juanmar dijo...

Gracias Begoña por pasarme este blog, está muy bueno, felicitaciones al autor. Sigo viaje hacia el "de Madrid al cielo", aguante Murcia.