19 diciembre 2008

Aún vivimos aquí II


Recopilando material para la exposición del Museo de la Ciudad, recorrí carriles y sendas de lo poco que queda de huerta murciana. A pesar de lo amenazado del paisaje hallé rincones tan bellos como para permitir un revelado en blanco y negro. No tan hermoso fue encontrarme con esa absurda manía de los humanos de tener a los animales privados de libertad.

Las siguientes fotografías fueron finalmente desechadas para exponerlas, pero creo que pueden resultar interesantes. Sirvan para mentalizarnos en el respeto de este paisaje único y para mover a las autoridades en favor de su conservación. Siendo pesimistas, o tal vez realistas, queden al menos como testimonio de lo que se pudo mantener y no se quiso.







4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bonicas las fotos Néstor. Y felices fiestas.

Begoña

Lugareño dijo...

Hola Néstor,

Muchas gracias por pasarte por mi blog y dejar un comentario. Ello ha hecho que me dé cuenta de que no te había añadido a mi lista de blogs aún; no comprendo por qué, pues creo recordar que ya te visité en otra ocasión y me gustaron mucho tus fotos.

Aprovecho para comunicarte que también te he enviado un email a tu correo de gmail.

Gracias y un saludo.
Desde mi "lugar" de la Huerta.

MEG dijo...

No sé si me gusta más la fotografía en B/N que en color, pero hay algunas de las de este post (la pared de piedra con los pinos de Churra al fondo y la de la jaula del pajarico) que son geniales.

Sigue así, artista.

Nelibri dijo...

Gracias a los tres. Por cierto, Meg, que el pajarico era un verderón. Estuve rato hablando con su dueño, un viejete que se puso muy contento al alabarle las hermosas habas que cultivaba.